Por que las empresas siguen pagando licenciamientos para sus sistemas de telefonía

Hace 144 años se realizó la primer llamada de la historia entre Alejando Graham Bell y su asistente Thomas Watson quien patentó la idea y por ende se volvió el inventor “Oficial” del teléfono. Sin embargo, en el año 1854 el Italiano Antonio Meucci había inventado el precursor de este invento al que llamo: Teletrófono, pero por cuestiones económicas no pudo registrar la patente y en la actualidad solo quienes estamos familiarizados con el tema de la telefonía conocemos esta historia en la que la “Publicidad” derivada de ser el dueño de una patente ubica a Graham Bell como el inventor del teléfono.


Hoy en día sucede algo equiparable con los sistemas de telefonía empresariales. Con muchos años de historia las empresas que iniciaron creando e instalando sistemas de telefonía hoy en día continúan dominando el mercado con altos costos de licenciamiento que son pagados por grandes empresas y compañías transnacionales. Muchas veces con igual o un poco menos de cantidad de años de existencia en sus respectivos mercados y a pesar de los altos costos de Licenciamiento y equipamiento, siguen “casadas” con esas marcas que si bien fueron parte del origen de los sistemas de telefonía, hoy en día ofrecen productos tan complejos que incluso habilitar un buzón de voz o revisar una grabación de llamada (Si es que ofrecen esta funcionalidad) implica un despliegue técnico incluyendo horas de soporte por parte de sus ingenieros con el subsecuente costo cargado al usuario (Empresa) que continúa pagando por servicios que hoy en día a nivel de facilidad tecnológica podríamos considerar obsoletos. (Llamemos a Facilidad Tecnológica a la capacidad de concretar una tarea de éste tipo con menos clics y menos intervención humana).



Tenemos entonces que muchas empresas debajo de las grandes compañías transnacionales siguen el ejemplo o es el único ejemplo o referencia que conocen sobre dichos sistemas de telefonía y es hasta que los costos las van absorbiendo que voltean a ver otras opciones. Esto deriva indudablemente que soluciones como las que ofrece Sangoma de código abierto, con costos muy bajos de licenciamiento e incluso para las funcionalidades normales con un costo nulo, estén tardando en llegar y su inserción en el mercado vaya desde las microempresas, startups y empresas de mediano tamaño hacia esas grandes empresas transnacionales que ya voltearon a ver que con un sistema basado en las soluciones de Sangoma pueden no solo ahorrar en costos, sino incrementar funcionalidades que con su sistema actual “Clásico” no podrían tener.



Pienso entonces que al igual que a Meucci, quienes conocemos de las ventajas de las comunicaciones unificadas ofrecidas por Sangoma, no tenemos la “Patente” que convenza de facto a las empresas tan solo por el nombre, pero tenemos el conocimiento y la certeza de que los sistemas que nos ofrecen esta “Facilidad Tecnológica” son los que a futuro se convertirán en el estándar para las comunicaciones ya que de alguna forma las empresas podrán experimentar la libertad tecnológica de elegir de una amplia gama de soluciones a “Atarse” a una sola marca que lo único que puede ofrecer es convencerlos de que solo ellos pueden ofrecerles lo que necesitan sin darles oportunidad de elegir.




14 vistas0 comentarios